domingo 20 septiembre, 2020
Ultimas noticias

La Provincia advirtió por la suba de casos y adelantó que «una mayor flexibilización no es una posibilidad en el AMBA»

Bianco y Kreplak actualizaron la situación epidemiológica bonaerense y explicaron que el nivel de ocupación de camas muestra «indicadores de saturación». Además, anunciaron una ampliación en la definición de casos sospechosos y confirmados y se mostraron reticentes a nuevas aperturas de cara a la nueva fase del aislamiento que comenzará el lunes próximo. 

Como cada lunes, funcionarios del gabinete de Axel Kicillof encabezaron una conferencia de prensa para detallar la situación epidemiológica de la Provincia ante la pandemia de coronavirus y, de cara a la nueva fase del aislamiento que comenzará la próxima semana, advirtieron que «una mayor flexibilización no es una posibilidad en el AMBA» ante el aumento de casos y la mayor ocupación de camas de terapia intensiva. El informe estuvo a cargo del jefe de Gabinete, Carlos Bianco; el viceministro de Salud, Nicolás Kreplak; y la subsecretaria de Gestión de la Información de Salud, Leticia Ceriani.

En cuanto a las características que tendrá la nueva etapa del aislamiento, cuya fase actual vence el 16 de agosto, Bianco explicó que «aun, no está prevista formalmente» una reunión entre Nación, Proivincia y Ciudad, aunque aclaró que, a lo largo de la semana, ese encuentro se realizará «porque es lo que se viene haciendo, teniendo en cuenta que el AMBA es un único núcleo sanitario». En ese sentido, esta mañana, su par nacional, Santiago Cafiero, explicó que el cuadro de situación se evaluará «entre miércoles y jueves». «Es una situación dinámica y vamos a evaluar la cantidad de casos, la ocupación de unidades de terapia, cómo está el sistema de salud, cómo estamos viendo los cuerpos médicos y, sobre todas esas variables, construir un diagnóstico único. Si hay que ser más rígidos, lo vamos a ser», adelantó el funcionario nacional.

En esa misma sintonía, Bianco recordó que «estamos en una cuarentena intermitente» y anticipó que la Provincia no evalúa una mayor apertura que la permitida en la actual fase tres que está vigente en el AMBA desde hace casi un mes. «Un retroceso es una posibilidad que barajamos y vamos a estar debatiendo con la Ciudad, siempre con datos. Otra posibilidad es mantenernos como estamos, pero  una mayor flexibilización no es una posibildiad en el AMBA. En relación con los números que estamos viendo, avanzar con más actividades sería muy peligroso, sobre todo, viendo el incremento en la utilización de las camas de terapia», detalló al respecto. De acuerdo a la actualización semanal que hace la Gobernación, este lunes, 50 municipios se encuentran en fase cinco; 48 en fase cuatro; y 37 en fase tres.

«Estamos viendo un aumento de casos continuo y persistente, no demasiado vertiginoso, pero preocupa porque sigue estando presente en el AMBA», agregó Kreplak al respecto y detalló que, si bien la ocupación de camas críticas es del 63 por ciento en los distritos que integran el Área Metropolitana, las previsiones elaboradas por el Ministerio de Salud bonaerense indican que, hacia fin de mes, ese porcentaje podría rondar «el 90 por ciento». «Ese número puede ser un poco menor porque tenemos prevista la incorporación de camas nuevas, pero hay indicadores de saturación», explicó el funcionario en alusión a los pacientes de PAMI que no encuentran plazas en la Ciudad y deben ser internados en Provincia.

«Hay hospitales con demanda muy alta que no están pudiendo dar respuesta y entonces trabajamos para desagotarlas y eso sucede en Provincia y Capital, en el sector público y privado. No hay que asustarse ni negarlo, pero sí ocuparse, entonces hay que bajar la cantidad de casos. Esta cantidad de casos no es la normalidad a la que tenemos que adaptarnos, tenemos que reducir la cantidad de contagios, no podemos aceptarlo y eso demanda esfuerzos», agregó Kreplak y advirtió que el objetivo es que «la velociad de contagios no crezca tanto que nos sature el sistema de salud».

«La tasa de letalidad es muy baja porque tenemos disponibilidad en el sistema, pero tenemos que prever que esas camas sigan disponibles. En algún punto, la capacidad de reconvertirnos y adaptarnos, modificando camas para pasarlas a terapia o adaptando al personal, llega a un límite cuando la cantidad de casos supera a la de camas y estamos caminando hacia ese límite. Nuestro planteo es reducir la cantidad de contagios con una menor circulación. Entiendo que tener tres cifras de fallecidos todos los días es muy alto y eso tenemos que revertirlo», insistió Kreplak.

Nueva definición de casos sospechosos y confirmados 

Durante la conferencia, además, la Provincia anunció la ampliación de la definición tanto de caso sospechoso como confirmado, en línea con el Ministerio de Salud nacional. En cuanto a los casos sospechosos, será clasificada de esa manera toda persona, de cualquier edad, que presente dos o más de los siguientes síntomas: fiebre de 37,5 grados o más, tos, odinofagia, dificultad respiratoria, pérdida repentina de gusto u olfato y, a partir de ahora, se agregaron cefalea, vómitos o diarrea como síntomas de la enfermedad.

Asimismo, la Provincia actualizó su protocolo para definir casos confirmados por nexo epidemiológico, siguiendo la recomendación de Nación: toda persona que cumpla con la definición de caso sospechoso y sea contacto estrecho conviviente con un caso confirmado COVID-19 por laboratorio y resida en el AMBA, no requerirá estudio para el diagnóstico etiológico. «Eso no implica que una persona conviviente con un caso positivo se autodiagnostique, sino que tiene que activar el sistema de salud, ya sea a través del 148 o mediante obra social, y allí se registrará como caso positivo, con los mismos criterios que una persona con diagnóstico PCR, incluyendo certificados laborales», aclaró Kreplak.

Las estadísticas de la pandemia en la Provincia 

Según la actualización epidemiológica al 8 de agosto, la Provincia acumula 151.264 casos positivos de coronavirus, con 99.930 recuperados y 2.613 fallecidos. En los distritos bonaerenses del AMBA, la tasa de incidencia de la enfermedad cada 100.000 habitantes se ubica en 1.129,24 en el primer cordón; en 989,43 en el segundo cordón, y en 643,67 en el tercero. Esa tasa asciende a 979,86 en el total del AMBA, pero si solo se toma a la Ciudad de Buenos Aires, esa cifra es de 2.221 infectados cada 100.000 habitantes. La mortalidad cada millón de habitantes, en tanto, es de 218 en el primer cordón del AMBA; de 153 en el segundo; y de 107 en el tercero, mientras que el total del AMBA es de 168, y de 490 si se toma solo la tasa de Capital Federal.

En cuanto a los operativos DETecTAR de relevamiento casa por casa, la Provincia ya entrevistó a 1.704.623 personas, mientras que los casos acumulados en los barrios populares llegan a los 18.860, es decir, el 13,26 por ciento del total, con 232 fallecidos hasta el momento. Además, ya hay 44 laboratorios públicos que realizan testeos, lo que permitió que, la semana pasada, se procesara un promedio de 7.963 muestras diarias. Y en cuanto a la donación de plasma, hasta el momento, se sumaron 47 pacientes recuperados que hicieron sus donaciones, que se destinaron a 1.131 pacientes en total.

En ese punto, tanto Bianco como Kreplak homenajearon a Nora Etchenique, directora del Instituto de Hemoterapia bonaerense y promotora de estos ensayos clínicos en la Provincia, quien falleció el viernes pasado  en un accidente automovilístico. «Su pérdida nos causó un profundo dolor; más allá de lo profesional, es una pérdida personal y política, dado el esfuerzo que hizo en el trabajo en materia de hemoterapia, donde fue una pieza clave», dijo el jefe de Gabinete.

El indicador que más preocupa a la Gobernación es el nivel de ocupación de camas: si bien, en toda la Provincia, el 50,3 por ciento de las plazas en terapia intensiva están ocupadas, esa cifra asciende al 63,16 por ciento si se toma la franja de camas UTI de adultos en el AMBA. En ese sentido, Kreplak remarcó que «gracias a la cuarentena temprana, se logró ampliar el sistema», al pasar de 883 a más de 1.970 camas de terapia intensiva, pero advirtió que la ocupación por casos de coronavirus «está en crecimiento».

En ese punto, explicó que, hasta este fin de semana, de las camas UTI de adultos en el AMBA, 1.089 se encontraban ocupadas por pacientes con coronavirus y 732 por otras afecciones, mientras qe 1.101 están libres. El 17 de julio, esa distancia era menor: 746 estaban ocupadas por pacientes COVID-19, mientras que 667 de los pacientes críticos presentaban otras patologías.

«Eso es lo que está pasando y, por eso, estamos tan atentos a este tema. Está subiendo la cantidad de ingresos y los egresos son más lentos. Si no hubiéramos ampliado el sistema como se amplió, ya estaríamos colapsados, pero también la capacidad de seguir ampliando el sistema es finita. Y no son solo camas, sino también trabajadores de la salud que están cada vez más expuestos al contagio», advirtió el viceministro de Salud.