lunes 13 julio, 2020
Ultimas noticias

Los tests de diagnóstico rápido ELA- CHEMSTRIP y NEOKIT-COVID-19 llegaron a los hospitales públicos

Se trata de los tests desarrollados por científicos del CONICET en las universidades públicas de San Martín y Quilmes y en el Instituto César Milstein. Ambos dispositivos permiten detectar la presencia del coronavirus en menos de dos horas y son más económicos que los métodos de diagnóstico más extendidos.

El Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación de la Nación entregó 1.500 determinaciones del NEOKIT-COVID-19 y capacitó, junto al equipo responsable del desarrollo de estos kits, a las autoridades de hospitales provinciales y de la CABA para su uso correcto.

Los tests producidos por el Instituto César Milstein fueron entregados a los hospitales San Juan de Dios y Rossi, de La Plata; el Centro de Diagnóstico de Exactas de la Universidad Nacional de La Plata; el Hospital Fiorito, de Avellaneda; el Hospital Petrona V. de Cordero, de San Fernando; el Hospital Abete, de Malvinas Argentinas; y el Hospital Muñiz, de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CABA).

En tanto, unos 5.000 kits ELA-CHEMSTRIP, producidos por investigadores de las universidades nacionales de San Martín y de Quilmes, fueron entregados a los hospitales Mariano y Luciano de la Vega, de Moreno; San Juan de Dios, de La Plata; Luisa Cravenna de Gandulfo, de Lomas de Zamora; Presidente Perón, de Avellaneda; y Néstor Carlos Kirchner, de Escobar.

El NEOKIT-COVID-19, el primer test de diagnóstico rápido de ARN del SARS-CoV-2 presentado por el sistema científico argentino, permite identificar el patógeno en menos de dos horas con una sensibilidad comparable a la de las técnicas de RT-PCR utilizadas por el Instituto ANLIS-Malbrán. Además, no requiere de gran infraestructura para su uso y los resultados se leen de forma sencilla (por un cambio de color en la muestra de violeta a azul cuando es positivo a COVID-19).

El desarrollo -a cargo de un equipo de investigación del ICT Milstein, liderado por Adrián Vojnov e integrado por Carolina Carrillo, Luciana Larocca y Fabiana Stolowicz, y Santiago Werbajh, de la Fundación Cassará- podría llegar a una producción local de casi 500 kits por semana, es decir, unos 50.000 testeos, dependiendo del suministro de los insumos correspondientes.

Por su parte, el test ELA-CHEMSTRIP, que permite el diagnóstico molecular del patógeno, fue desarrollado de forma conjunta por las Universidades Nacionales de San Martín (UNSAM) y de Quilmes (UNQ) y dos PyMEs tecnológicas: CHEMTEST y Productos Bio-lógicos SA (PB-L). La ventaja de este kit es que el testeo puede llevarse a cabo solo con los elementos provistos y con un equipo para incubar la muestra a 60ºC. El proceso dura una hora y media y tiene una sensibilidad similar a la del RT-PCR. Las empresas involucradas están en condiciones de producir 100.000 kits diagnósticos de COVID-19 por mes para abastecer la demanda sanitaria.