viernes 05 junio, 2020
Ultimas noticias

Los trabajadores de La Nirva llegaron a un acuerdo, pero continúan con el acampe

Los empleados de la fábrica ubicada en Lomas del Mirador indicaron a este medio que la patronal les prometió que, en los primeros días de junio, les saldarían la deuda total, que llegó a siete meses. No obstante, los trabajadores no levantarán la medida de fuerza hasta que se concrete el pago.

La mítica fábrica de alfajores La Nirva, ubicada en la localidad de Lomas del Mirador, atraviesa por un momento delicado hace varios meses. Porque se encuentra sin producir desde hace tres meses por una deuda que los dueños mantienen con los 65 trabajadores que se volvió una bola de nieve y llegó a siete meses.

En diálogo con El1 Digital, Marcelo Cáceres, delegado de la planta, aseguró que, finalmente, los trabajadores llegaron a un acuerdo con la patronal que consiste en la totalidad del pago de la deuda hacia los primeros días de junio.

Según expresó, esta semana, “se concretaría el pago del mes de abril” porque faltaría solo un 30 por ciento. “Ya nos dieron un 20 por ciento y el 50 restante nos lo dio el Gobierno”, indicó, en referencia al Programa de Asistencia de Emergencia a la Producción y al Trabajo, a través del que el Estad abona la mitad del sueldo de los empleados.

Además, señaló que “el 28 de mayo próximo, se pagaría el 50 por ciento de todos los demás meses” y que, en los primeros días de junio, se saldaría la deuda total, el desencadenante del mal momento del lugar.

Sin embargo, Cáceres remarcó que él y sus compañeros continúan con el acampe en las puertas del establecimiento debido a que, luego de muchas idas y vueltas con los dueños y el tiempo que se prolongó la problemática, desconfían de la promesa, por lo que no levantarían la medida de fuerza hasta que se acredite el pago.

Días atrás, los trabajadores denunciaron que fueron desalojados por la Policía en horas de la noche mientras cumplían con la medida de fuerza. Tras ello, se dio el acercamiento entre las partes y se espera el tan ansiado pago y, por consiguiente, el final del conflicto.