miércoles 27 enero, 2021
Ultimas noticias

Los últimos rubros en reabrir, lejos de los niveles prepandemia

Comercios como los gimnasios, los natatorios y las canchas de fútbol 5 pudieron volver a trabajar hace poco más de un mes, pero no logran una rentabilidad como la que tenían antes del COVID-19. «Muchos gimnasios cerraron. En la zona, prácticamente, quedé sola porque a quien le alquilo no me cobró el alquiler”, afirmaron desde un local de Lomas del Mirador.

Hace un mes, cuando se pasó del aislamiento al distanciamiento social por la baja de contagios de coronavirus en el Área Metropolitana de Buenos Aires, se habilitó la reapertura de casi todos los rubros comerciales que faltaban en territorio bonaerense. Sin embargo, gimnasios, natatorios y canchas de fútbol 5 presentan dificultades para igualar los niveles que tenían antes del COVID-19.
En diálogo con El1 Digital, Carlos Mazzotto, propietario de un gimnasio ubicado en San Justo, expresó que se encuentra “trabajando en un 25 por ciento”, principalmente, porque “la mayoría de las personas tiene miedo a los contagios porque tiene algún familiar mayor o dentro del grupo de riesgo”. “Es entendible, pero nosotros tenemos más protocolos que un supermercado”, sostuvo.
“Estamos a un 25 por ciento, pero prefiero mil veces esto a estar cerrado”, afirman desde un gimnasio de San Justo.
Además, indicó que “hay un porcentaje menor que está corto de dinero” y que su situación particular se replica “en varios colegas de la zona”. “Es muy difícil mantener la estructura así. Muchos tuvieron que arreglar con los propietarios de cada lugar el pago del 50 por ciento del alquiler o algo por el estilo”, agregó.
En esa línea, Florencia Puigdefábrega, dueña de un gimnasio ubicado en Lomas del Mirador, aseguró que “muchos gimnasios cerraron” en forma definitiva: “En la zona, prácticamente, quedé sola porque la persona a la que le alquilo no me cobró el alquiler porque, de otro modo, hubiera sido imposible y hubiera acumulado una deuda de 400 ó 500 mil pesos”.
“Uno tiene que adaptarse para sobrevivir a todos los cambios y, algunos compañeros, siguieron pagando los suelos a los profesores y daban clases en las plazas, aunque hubo más de un conflicto”, señaló, sobre cómo afrontaron los meses de cuarentena sus colegas. “Estamos a un 25 por ciento, pero prefiero mil veces esto a estar cerrado”, definió Mazzotto.
Otros casos
Por su parte, el presidente de la Cámara de Propietarios de Canchas de Fútbol 5, Mauro Chávez, habló con Radio Universidad y se refirió a la situación del sector: “Dejamos atrás la incertidumbre, la tristeza y la desesperación y transitamos el camino del trabajo”.
No obstante, lamentó que, hasta el momento, no fueron habilitadas las canchas techadas, lo que podría ocurrir en los próximos días: “Sabemos que el 98 por ciento de las canchas de Argentina, que son alrededor de 4.500 complejos, son al aire libre. Los demás van a tener que esperar. Estamos rogando que los dejen trabajar pronto”.
Por último, Pablo Quinteros, encargado del Natatorio Ramos Mejía, habló del presente del lugar, otro de los incluidos en la última tanda de reaperturas: “Es complejo y teníamos mucha incertidumbre, pero la gente reaccionó bastante bien, se anotó normalmente y, en líneas generales, va todo mejor de lo que esperábamos”.
La llegada del coronavirus al país afectó en forma muy negativa a la actividad económica. Y varios rubros, entre los que se encuentran los gimnasios, estuvieron más de siete meses hasta que retomaron su función. Sin embargo, para algunos comerciantes del sector, se puede sacar algo positivo de la situación.
“Lo bueno de la pandemia fue que los gimnasios nos pudimos juntar y tratar de presentar o hacer acciones en conjunto”, valoró Puigdefábrega, mientras que, en esa línea, Mazzotto destacó que el próximo paso es “ver si se puede conformar una cámara”, con la que tendrían más fuerza para presentar determinados reclamos.