martes 11 agosto, 2020
Ultimas noticias

Los vecinos del edificio todavía no pueden volver a sus departamentos

El pasado domingo una falla eléctrica causó un voraz incendio en el inmueble, ubicado en Avenida San Martín al 1.400. Como consecuencia, tres personas murieron y los evacuados fueron asistidos por personal médico. Sin embargo, todavía no pueden regresar para retirar sus pertenencias.

Tras el voraz incendio de un edificio, ubicado en Avenida San Martín al 1.400, en la localidad de Ramos Mejía, los vecinos que fueron evacuados no pudieron volver a sus departamentos para retirar sus pertenencias, ya que se están llevando a cabo los peritajes para conocer los detalles de las causas de la falla eléctrica que inició el siniestro y dejó como saldo tres muertos.

En diálogo conEl1 Digital, Federico Echarren, uno de los inquilinos, señaló: “Todavía no autorizaron el ingreso de los vecinos. Se aguarda una aprobación del Municipio y de Defensa Civil por el control de derrumbe y chequear que se pueda volver a habitar”.

“En mi caso particular pude reubicarme en la casa de mis padres y de mi novia, tanto mi hermano, como yo, salimos con lo puesto cuando nos evacuaron. No hubo tiempo de nada, solo agarrar los documentos personales. Todos estamos en las mismas condiciones”, sostuvo.

Echarren mencionó que el edificio está con custodia policial para evitar otros ingresos y que quedaron dudas alrededor de las casusas que generaron la falla eléctrica que desató el siniestro. “Lo que sucedió es muy triste, porque no estamos preparados para situaciones de estas características, hay gente que quedo desbordada y no deja de ser shockeante lo que vivimos. Ese domingo, lo que menos uno piensa es que van a pasar estas cosas. Todavía recuerdo los gritos, el humo y la gente desesperada. Fue terrible y fue un a tragedia por la gente que perdió la vida”, lamentó.

Por su parte, Carlos Landriel, otro de los evacuados, mencionó: “A través del grupo de whatsapp que tenemos los vecinos, la administración nos ha enviado un mensaje en el que nos informa que, tal vez, mañana viernes, el fiscal Arribas, quien está a cargo del caso, nos brinde la autorización para ingresar y sacar nuestras pertenencias. Hasta el momento, nadie entró, ni retiramos nada. Quedaron todas nuestras cosas de valor y afectivas”.

Al igual que Echarren, Landriel contó que todos salieron del inmueble con lo poco que pudieron tomar y rescatar. “Muchos perdieron mercaderías en sus heladeras o frezzers. Estamos esperando para ver cómo quedó todo y retirar lo que se pueda. Todavía falta que nos informen los resultados de los peritajes. No sabemos si fue un problema de Edenor o del edificio”, resaltó.

En cuanto a su estado de salud, el vecino damnificado manifestó que se encuentra mucho mejor y que, tanto sus familiares, como amigos, se comunicaron varias veces. “Luego del incendio, los primeros días no podía dormir porque venían a mi mente todas las imágenes de los vivido, de cómo salí del edificio. Reviví esos momentos muy duros”, confesó.

Acerca del inmueble, Landriel estimó que pasarán varios meses hasta que el edificio se encuentre en condiciones para habitarlo y que muchos de los vecinos que estaban alquilando decidieron no apostar más al mismo. “Yo no vuelvo más a ese departamento, aun cuando ya se hayan realizado las reformas y arreglos. No quiero vivir más en ese lugar. La misma decisión ya la tomaron otros residentes y están buscando otros departamentos o casas”, aseguró y añadió que esperan retirar lo antes posible todas sus pertenencias para mudarse ya que están asustados.