martes 07 febrero, 2023
Ultimas noticias

Nueva etapa: las recetas médicas enviadas a farmacias por mail o WhatsApp ya no tienen validez

Así lo determinó el Ministerio de Salud a cargo de Carla Vizzotti, por medio de la Resolución 3622/2022 publicada en el Boletín Oficial y vigente desde este lunes.

Desde este lunes, el Ministerio de Salud de la Nación a cargo de Carla Vizzotti determinó que ya no serán válidas las recetas confeccionadas en papel y enviadas vía web, mail o WhatsApp para solicitar un tratamiento en las farmacias, según la resolución 3622/2022 publicada en el Boletín Oficial.

Así, esta determinación derogó la resolución Nº 696/20 del 31 de marzo de 2020, que habilitaba la presentación en la farmacia de prescripciones en formato de mensaje de texto o mensajes “a través de aplicaciones de mensajería vía web, mail o fax”.

Cabe recordar que, con motivo de la ampliación de la emergencia sanitaria establecida por la Ley N° 27.541, se autorizaron modificaciones en la prescripción y dispensa de medicamentos psicotrópicos u otros para la atención de patologías crónicas y eventualmente agudas, mientras dure la emergencia.

De esta forma, la resolución derogada permitía presentar la prescripción médica en la farmacia “a fin de que el paciente no deba presentarse al centro de salud u hospital para que le sea renovada la receta de medicamentos crónicos y/o cualquier otro medicamento que utilice habitualmente”.

En este contexto, el subsecretario de Calidad, Regulación y Fiscalización del organismo, Claudio Ortiz, detalló a la agencia estatal oficial Télam: “Se vuelve al sistema que regía antes de la pandemia, o sea la receta en papel con firma holográfica del médico, o la receta electrónica o digital para aquellos prestadores que disponen de estos sistemas, como por ejemplo el PAMI”.

Razones de seguridad

Consultado por los motivos de la derogación, Ortiz explicó que se deben a que la vía de excepción implementada durante el aislamiento social, preventivo y obligatorio (ASPO) “no tiene todos los mecanismos de seguridad que sí tienen las recetas analógicas, y era solo aceptable en un contexto de emergencia”.

En cambio, con las recetas electrónica o digitales, “la identificación del paciente, el profesional y el medicamento se hacen de acuerdo con mecanismos de seguridad que las hacen unívocas, lo que no ocurre con las fotos de las recetas en papel que, por ejemplo, pueden ser falsificadas”.

En este sentido, el funcionario marcó que con la nueva medida, y como antes del ASPO, los pacientes crónicos pueden recibir las recetas correspondientes a 60 o 90 días de tratamiento para evitar la concurrencia mensual.

Otra alternativa posible para los pacientes es que reciban la receta electrónica o digital “con firma electrónica, si su prestador dispone de ese sistema”.

En relación a si la nueva regulación también comprende las prescripciones enviadas a clínicas, hospitales y/o exámenes de laboratorios, Ortiz aclaró que abarca “solo a prescripción de medicamentos y su venta en farmacias”.