jueves 03 diciembre, 2020
Ultimas noticias

Para contener el reclamo de los intendentes, Alberto Fernández y Kicillof agilizan las inversiones en seguridad en el Conurbano

El Presidente y el Gobernador bonaerense encabezaron la entrega de 200 móviles policiales en Lomas de Zamora, como parte del plan anunciado en septiembre para combatir la inseguridad en el Conurbano, que había generado roces con los jefes comunales por la supuesta demora en la llegada de los fondos.

El Presidente, Alberto Fernández, y el Gobernador Axel Kicillof encabezaron, este viernes, junto a un numeroso grupo de intendentes del Conurbano, la entrega de 200 nuevos patrulleros para el municipio de Lomas de Zamora, gobernado por Martín Insaurralde, en el marco del Plan de Seguridad para el Conurbano bonaerense anunciado el 4 de septiembre y que, en estas semanas, había generado algunas internas entre los alcaldes y la Provincia por la demora en la llegada de los fondos y las condiciones que fijó la Gobernación para el destino de esos recursos.

Es que si bien el convenio entre la Jefatura de Gabinete de la Nación y la Provincia para bajar los 10.000 millones de pesos que prevé el plan en su tramo de adjudicación directa se había firmado el 10 de septiembre, el decreto provincial que oficializó el reparto de fondos se concretó el 19 de octubre. Allí, además de fijar el reparto a cada municipio -a La Matanza, le corresponderán 1.518.891.782 pesos-, la Gobernación determinó que el 80 por ciento de los fondos que administrará cada intendente deberán destinarse a comprar móviles para la Policía de la Provincia, cuando los alcaldes buscaban un margen de maniobra mayor.

Además, para que los fondos lleguen, se debe firmar un convenio con cada distrito; un proceso que, hasta la semana pasada, no se había efectivizado. Por eso, el jueves pasado, 25 intendentes del oficialismo se reunieron en Berazategui y, si bien destacaron la importancia de estas medidas, plantearon que “es necesario trabajar articuladamente para que se vea reflejado en los municipios, con presencia policial, nuevos móviles y herramientas que permitan prevenir el delito”. “Es un reclamo de los vecinos y vecinas que es prioritario para cada uno de los intendentes”, plantearon.

A partir de entonces, Kicillof se mostró activo y, tras encabezar la primera entrega de patrulleros en Esteban Echeverría a mitad de semana, hoy, junto al Presidente, continuó la entrega en Lomas de Zamora, donde fueron puestos en funcionamiento 200 nuevos móviles. “Es un día importante para la seguridad porque cuando, en septiembre, anunciamos uno de los planes de reequipamiento y fortalecimiento de la Policía más grandes de los que se tenga memoria, probablemente, el que nos veía por televisión podía pensar que podía ser otro anuncio gigantesco que quedara en la nada. Estamos a menos de dos meses de aquel anuncio y ya es realidad”, remarcó el Gobernador, quien no ahorró críticas a la oposición.

“Esto no va a ser un póster ni una publicidad ni 500 millones de slogans, sino hechos reales que le van a cambiar la vida a los vecinos y las vecinas de la Provincia. No es año de campaña, sino año de pandemia, les quiero decir a algunos dirigentes trasnochados de la oposición. La elección es el año que viene y, este año, lo estamos pasando con todos los sacrificios y esfuerzos que tuvo que hacer la Provincia”, agregó para resaltar que el Conurbano bonaerense “la zona más castigada del país por la densidad de población y abandono del sistema sanitario” no tuvo que “lamentar que un solo bonaerense se quedara sin una cama ni atención” por el coronavirus. “Hay que hablar con la verdad, no recibimos un parque de patrulleros, sino un depósito de chatarra. Recibimos tierra arrasada en equipamiento y en salarios policiales y detrás de este plan, hay una profunda transformación de las fuerzas de seguridad”, defendió.

En tanto, el Presidente remarcó “los esfuerzos” que se están haciendo “para combatir la delincuencia”. “La primera víctima del delito es el ciudadano más humilde porque el más expuesto es el que circula por las calles y no tiene recursos para cuidarse y, por eso, necesita imperiosamente poder caminar por las calles y subir al transporte público con tranquilidad y seguridad, sin temor a que lo asalten o perder la vida para que le roben un celular, una billetera o una moto. El Estado de Derecho tiene que estar ahí, previniendo”, dijo Fernández.

Para el Presidente, que más móviles circulen por las calles y haya más cámaras de seguridad “es advertirle a los que quieren delinquir que el Estado de Derecho los está vigilando”. “Cuando invertimos en seguridad, estamos invirtiendo en los que menos tienen porque son los que más frecuentemente son víctimas del delito”, observó y también defendió la construcción de más cárceles y alcaidías, en la que está avanzando la Provincia frente a la sobrepoblación de las cárceles, “para que quien cometa un delito y sea condenado, pueda cumplir sus penas y reinsertarse a ese Estado de Derecho”.

“La pena, en esencia, es un castigo porque nada es peor que perder la libertad, pero peor es perderla inútilmente para volver a salir y no tener la oportunidad de reinsertarse en la sociedad. Que tengamos mucha prevención va a permitir que menos gente se vea motivada a delinquir; que tengamos una Justicia que funcione y juzgue rápidamente, va a permitir que quien sea condenado, lo sea en tiempo y forma; y que tengamos condiciones dignas de encierro, va a permitir que, cuando esa pena sea cumplida, el que salga no vuelva al lugar del que salió, sino a un lugar distinto. Por eso, las condiciones de detención dignas y terminar con el hacinamiento, es un deber que tenemos”, cerró Fernández.

Además de Insaurralde, al acto se sumaron 15 intendentes oficialistas como el de La Matanza, Fernando Espinoza; Merlo, Gustavo Menéndez; Hurlingham, Ju  an Zabaleta; Quilmes, Mayra Mendoza; y Almirante Brown, Mariano Cascallares, entre otros.