martes 17 septiembre, 2019
Ultimas noticias

Por cada cinco pesos que se invirtieron en niñez y adolescencia en 2015, solo se invirtió uno en 2018

Así lo afirmó Hernán Letcher, del Centro de Economía Política Argentina, en diálogo con UNLaM Noticias. El economista remarcó que esto se debe al ajuste que se produjo en el área, la disminución de recursos y la inflación acumulada.

La niñez y adolescencia parecen ser prioridades que quedaron de lado en los últimos años. Así lo afirma un estudio del Centro de Economía Política Argentina (CEPA). El informe destaca que las acciones tendientes a proteger éste sector de la población “experimentaron un proceso regresivo” desde el 2016.

Uno de cada dos niños es pobre, según los datos del INDEC (49,6 por ciento) y 11, 3 son indigentes. Las cifras oficiales deben ser complementadas con otras lecturas para conocer el real impacto de la crisis en este rango etario. Un reciente informe del Centro de Economía Política Argentina (CEPA) analiza distintas variables y las incidencias.

Respecto al reciente análisis, Lechter sostuvo que “el relevamiento analiza la pérdida de poder adquisitivo de la Asignación Universal por Hijo (AUH) y lo limitado que es el beneficio cuando uno lo analiza comparativamente con la evolución del aumento de la Canasta Básica Alimentaria”.

En esta dirección, el economista destacó: “Cuando se destina a la comida, no alcanza”. Además, se refirió “al ajuste fiscal y al recorte” de los programas.

Aseguró que, en caso de que una familia quiera adquirir los productos el combo de lo que era el Programa Qunita, actualmente deberían destinar 10.335 pesos, lo que equivale a cuatro Asignaciones Universales por Embarazo. “Y, antes, lo entregaba el Estado”, recordó.

El director del CEPA valoró la ejecución presupuestaria como «muy mala» y remarcó que, por ejemplo, en 2018 se invirtió casi el 60 por ciento de lo que desembolsó en 2015. Si se tienen en cuenta distintas variables, expresó, por cada cinco pesos que se invirtieron en medidas para el área durante 2015, en 2018 se invirtió uno. “Hay una decisión política ahí”, cerró.