viernes 23 octubre, 2020
Ultimas noticias

“Reabrimos por necesidad, no por rebeldía”, aclaran desde las canchas de fútbol

Así lo aseguró Mauro Chávez, presidente de la Cámara de Propietarios de Canchas de Fútbol, sobre la reapertura de unos mil complejos del rubro en el Área Metropolitana de Buenos Aires, en los últimos días, a pesar de no estar habilitados. “Fuimos los que más respetamos al Gobierno, pero necesitamos reabrir para trabajar”, sostuvo.

A siete meses de aislamiento social por el coronavirus, aun, más de un rubro comercial no fue habilitado para poder retornar a su actividad, lo que genera la impaciencia y, más aun, la desesperación de los comerciantes. Uno de esos ejemplos es el de las canchas de fútbol que, incluso, abrieron por cuenta propia, en más de un caso, en los últimos días.

En diálogo con Radio Universidad, el presidente de la Cámara de Propietarios de Canchas de Fútbol, Mauro Chávez, se refirió a la situación y aclaró: “Reabrimos por necesidad, no por rebeldía. Estamos agobiados por todos los problemas que tenemos y necesitamos reabrir para trabajar y llevar la comida a los empleados, que tienen que alimentar a sus familias”.

El titular de la cámara, que agrupa predios de todas las provincias del país, precisó que “en el Área Metropolitana de Buenos Aires, hay entre 500 y 600 complejos que no reabrieron”, aunque “alrededor de mil ya abrieron sus puertas porque necesitan trabajar”. “Fuimos los que más respetamos al Gobierno”, aseguró, no obstante.

En ese sentido, indicó que los complejos que decidieron reabrir “tienen temor a las multas y a las clausuras”. “Hay vecinos que se quejan, pero esa es la hipocresía del que se queja de un partido de fútbol de diez personas corriendo mil metros al aire libre, pero no dice nada de 400 personas en un Coto o un Disco, que son lugares cerrados”, aseveró.

El protocolo del sector

Por otro lado, Chávez hizo hincapié en el protocolo presentado por el sector: “Se ingresa al campo de juego directamente y no se pueden compartir las bebidas”. “Nosotros desinfectamos el balón y los arcos con alcohol en gel y, previamente, tomamos la temperatura a todos. Si detectamos a alguien con temperatura, lo mandamos de nuevo a la casa”, agregó.

Además, remarcó que los jugadores “se sacan el barbijo apenas empieza el partido y se vuelve a poner apenas termina” y que “el 95 por ciento de los predios es al aire libre”. “La gente necesita deporte y alegría para no deprimirse más”, concluyó, confiado en que la vuelta del fútbol profesional, el próximo 30, pueda ser un espaldarazo para el rubro.