viernes 28 febrero, 2020
Ultimas noticias

Realizan una colecta y rifa para la cena navideña de personas en situación de calle

El grupo solidario Calles Ramos pide donaciones para celebrar una noche especial con los más necesitados.

El grupo de voluntarios, que todos los martes llegan a la intersección de las avenidas De Mayo y Rivadavia, en Ramos Mejía, provistos de grandes ollas con comida para entregar en viandas a gente en situación de calle y familias carenciadas, está organizando un festejo navideño con un menú especial para el 17 de diciembre a las 21.

La intención es servir “una cena distinta, por la celebración de Navidad y fin de año”, contó a El1 Digital, Gabriela Faria, una de las voluntarias, que serán sándwiches de milanesas de pollo con ensalada y una mesa dulce de confituras para un brindis. Para eso, están pidiendo donaciones de las provisiones para su preparación, como pueden ser pan dulce, budines, garrapiñadas, turrones, gaseosas o jugos en polvo.

Este martes, además de seguir con la colecta, realizarán una rifa de una canasta con productos navideños entre quienes quieran colaborar con la compra de los números para su sorteo. “Con lo que recaudemos nos alcanza para la compra de platos y una olla adicional, porque la gente se incrementó y las bandejas y todo lo descartable sale caro, y para no usar tantos plásticos, además lo que sobre de ahí destinaremos a las milanesas”, mencionó Gabriela

La comida navideña, según anunció, se trasladará a la plaza Mitre de Ramos Mejía, para contar con más espacio para el evento, al cual prevén que asistan al menos un centenar de personas.

Este año se duplicaron las raciones

Cada martes, entregan en el punto de encuentro aproximadamente 90 raciones. Es el doble de cuando recién empezaron, unos cuatro años atrás: “Hacíamos   entre cinco o seis paquetes de fideos, y ahora preparamos 20”, precisó la voluntaria de Calles Ramos.

“En este último año la gente se nos duplicó”, confirmó, y en ese sentido reveló que muchos de los que asisten están sin techo, o que están en refugios o lugares transitorios y van por la vianda, pero también otras personas que tienen casa y no llegan a comer. “Es preocupante, en el último tiempo, que bajaban del tren y decían ‘vengo de trabajar, pero hoy no comí porque dejé lo que tenía para que mi mujer les cocine a mis hijos’”, señaló.

Finalmente, y en ese sentido mencionó que los gastos salen de sus propios bolsillos, y aunque a veces les donan la carne y otros alimentos, se les está haciendo cada vez más difícil costear las preparaciones semanales. Es así que presentaron una carta en la Secretaría de Desarrollo Social, solicitando una ayuda, y esperan una respuesta.