martes 22 septiembre, 2020
Ultimas noticias

Se prorrogó el congelamiento de las tarifas de electricidad hasta fin de año

El Gobierno de la Provincia de Buenos Aires extendió por 180 días más la reglamentación para que no haya aumentos en el servicio eléctrico. El acuerdo fue firmado por el Gobernador, Axel Kicillof; el ministro de Infraestructura y Servicios Públicos bonaerense, Agustín Simone y el titular de DESA.

A más de cuatro meses de aislamiento social por el coronavirus, desde el Gobierno nacional y provincial se llevan adelante distintas medidas para mitigar el impacto negativo en la economía y que más personas caigan en la pobreza, como el Ingreso Familiar de Emergencia, el Programa de Asistencia de Emergencia a la Producción y al Trabajo y el Programa Preservar Trabajo.

En ese marco, una de las primeras medidas del Gobierno nacional, cuando, todavía, la pandemia de COVID-19 parecía solo una amenaza, el Presidente, Alberto Fernández, congeló los precios de las facturas de los servicios básicos, como luz, gas y agua, al menos, hasta el 30 de junio.

Finalmente, este viernes, el Gobierno de la Provincia de Buenos Aires decidió prorrogar el congelamiento de las tarifas de electricidad hasta fin de año, entendiendo que es fundamental para los bolsillos de los bonaerenses en el contexto de la pandemia. Vale aclarar que, más allá del mal momento económico heredado, el suelo bonaerense es el más castigado por el virus.

Así, se puso un freno a los aumentos en las tarifas de las cuatro principales distribuidoras pertenecientes a la firma DESA y que proveen el servicio en el territorio bonaerense, bajo jurisdicción de la administración provincial.

El acuerdo fue rubricado en la tarde del martes pasado por el Gobernador, Axel Kicillof; el ministro de Infraestructura y Servicios Públicos bonaerense, Agustín Simone y el presidente del grupo DESA, Rogelio Pagano. DESA concentra a las concesionarias eléctricas Eden, Edes, Edea y Edelap.

Según se informó, los incrementos se suspenden por un plazo adicional de 180 días corridos, desde el 30 de junio, “ante el impacto que la crisis sanitaria tuvo en la capacidad de pago de los usuarios”. Asimismo, la decisión “se encuadra en la continuidad del proceso de revisión de los cuadros tarifarios y de las problemáticas planteadas por las distribuidoras de energía”.