jueves 15 abril, 2021
Ultimas noticias

Segunda ola: se encienden las alertas y aumentan las medidas restrictivas

Especialistas coinciden, por la experiencia internacional, que las consecuencias podrían ser más importantes que las que dejó el 2020. Al escenario se sumaron otras variables: nuevas cepas. Mientras, las autoridades vuelven a correr contra el tiempo.

 

El 28 de marzo volvieron a encenderse las luces de alerta. Aquel día, el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, y la ministra de Salud de la Nación, Carla Vizzotti, se refirieron a la creciente preocupación del Ejecutivo por el sensible incremento de casos de coronavirus. Una de las medidas que anunciaron fue el regreso del teletrabajo para los empleados del sector público durante los días previos a Semana Santa.

El 30 de marzo, el jefe de Gabinete bonaerense, Carlos Bianco, junto al ministro de Salud, Daniel Gollán, brindaron una conferencia en la que anunciaron medidas restrictivas. Los especialistas muestran su preocupación y advierten que el nuevo escenario puede ser todavía más complejo que la experiencia del 2020. Sucede que, hoy, la ecuación es distinta. Se han sumado otras variables, como lo son las nuevas cepas.

“Ya tenemos circulación de ambas cepas (Manaos y Reino Unido) en distintos lugares, tanto en las provincias como en CABA. La única manera (de tratarlas) es el control y la búsqueda epidemiológica”, detalló el médico infectólogo del hospital Pirovano e integrante de la Sociedad Argentina de Infectología, Ricardo Teijeiro. “Lo que está demostrado es que tienen mayor transmisibilidad”, señaló. “Obviamente que, al haber muchos más casos, también va a aumentar la mortalidad”, reflexionó el galeno. Además, alertó: “En el resto del mundo, las segundas o terceras olas triplicaron o cuadriplicaron la cantidad de casos”. “Tenemos que prepararnos para eso. Y preparar, también, el sistema de salud”, adelantó.

Por su parte, el especialista en Pediatría Social que integra el Comité de Ética y Derechos Humanos en Pandemia COVID19, Norberto Liwski, resaltó que “el sistema de salud se ha fortalecido para esta emergencia”. “Se han dispuesto las condiciones más adecuadas, pero también es cierto que se necesita de máximos niveles de control”, amplió. Por su parte, la secretaria de Salud del Distrito, Gabriela Álvarez, afirmó que este momento los encuentra “con camas desocupadas”.

Sin embargo, advirtió que el aumento de casos es sostenido. Paralelamente, el jefe de Gabinete de asesores de la Subsecretaría de Planificación Operativa y Control Comunal, Daniel Feity, se refirió a la situación en el Partido: “Nos sumamos a lo dispuesto por la Provincia, por ejemplo, con las actividades gastronómicas. Tampoco puede haber reuniones sociales ni particulares de más de diez personas”.

Aislamiento focalizado, una medida que resuena

Junto con la preocupación de las autoridades, un término comenzó a reflotar: aislamiento. Si bien, por el momento, no se confirmó ningún tipo de acción en ese sentido, en caso de elevarse todavía más la tasa de contagios, es una medida eficaz para aplicarse en los focos más problemáticos. La incógnita es cómo impactaría esto en una población que muestra signos de agotamiento ante esta posibilidad.

Un informe realizado en agosto de 2020 por el Observatorio Social de la Secretaría de Medios de la UNLaM reflejó que, en el AMBA, el estado de ánimo general había disminuido un 42,3 por ciento en comparación con el inicio del aislamiento. Además, en relación a la economía, el 20,2 por ciento respondió que no llegaba a fin de mes y un 16,9 por ciento dijo haberse endeudado.