viernes 18 octubre, 2019
Ultimas noticias

Sigue el conflicto en La Nirva: “Estamos luchando para sostener los puestos de trabajo”

Los 62 trabajadores de la fábrica ubicada en Lomas del Mirador acampan en la puerta de la planta luego de encontrarse con un candado y de que, previamente, 80 compañeros fueran despedidos. “Los dueños empezaron a cerrar línea tras línea hasta que se dejó de producir. Queremos trabajar o las indemnizaciones”, reclaman.

Hace un año y medio, la fábrica de alfajores La Nirva comenzó por un camino de crisis que, por estos días, se encuentra en su punto más álgido. Porque 80 trabajadores fueron despedidos de los más de 140 que había y, a los que quedan, les deben sueldos y aguinaldos, por lo que pelean por sus derechos.

Como si eso fuera poco, la semana pasada, la planta amaneció con un candado, por lo que los 62 trabajadores que quedan decidieron acampar en el lugar. En diálogo con Radio Universidad, Marcelo Cáceres, delegado de la firma, expresó que: “Estamos luchando para sostener los puestos de trabajo. Es imposible seguir así”.

“Con el dueño anterior, nunca hubo problemas. Todo empezó cuando se vendió la empresa, hace un año y medio, y se comenzó a dejar de producir”, sostuvo y agregó: “Ahí, empezaron los despidos. Los dueños cerraron línea tras línea hasta que se dejó de producir completamente y productos como los alfajores La Nirva, Grandote o Recoleta ya no están en el mercado”.

Para los trabajadores, el presunto vaciamiento es difícil de explicar porque “la venta siempre estuvo”, a pesar de la importante crisis económica por la que atraviesa el país y que generó caídas en el consumo de distintos bienes.

Con respecto a la intervención de algún organismo, Cáceres indicó que él y sus compañeros recurrieron reiteradamente al Ministerio de Trabajo, aunque no les dieron “ningún tipo de respuesta”. “Hubo audiencias, pero siempre quedaron en promesas de arranque o de pago que nunca se cumplieron”, añadió.

Pedido de solidaridad

Los trabajadores mantienen la vigilia en el lugar hasta tener una respuesta y, apenas, reciben ayuda del Sindicato de Pasteleros. Por eso, pidieron a vecinos de la zona que, si quieren y pueden, les acerquen algún tipo de ayuda, como puede ser comida o cualquier cosa que sirva para paliar el mal momento.

“El sindicato nos está haciendo el aguante, pero necesitamos que esto se visibilice más, por lo que no descartamos, además de seguir con el acampe, algún corte de ruta”, concluyó el trabajador, que pelea por “mantener los puestos de trabajo o que se pague la indemnización”.