viernes 18 octubre, 2019
Ultimas noticias

Tarifazos sin fin: el club Beromama recibió boletas por 35.000 pesos mensuales de luz y 24.000 de gas

La institución social y deportiva ubicada en González Catán también es víctima de los tarifazos en los servicios de electricidad y gas. Además, tiene una deuda de 160.000 pesos con AySA. “Tenemos que enfocarnos en pagar la luz, en lugar de invertir en otras actividades”, señalaron las autoridades.

Los altísimos incrementos en los servicios de primera necesidad complicaron en gran medida la vida de fábricas, PyMEs y comercios en general. Tal es así que se convirtió en el motivo de cierre y de cese de producción de cientos de comercios y plantas en toda la Provincia de Buenos Aires y, en particular, en La Matanza.

Otras víctimas de los tarifazos son los clubes de barrio. En diálogo con El1 Digital, Walter Muñoz, vicepresidente del club Beromama, ubicado en González Catán desde hace más de 30 años, expresó que el lugar debe pagar 35.000 pesos mensuales por el servicio de luz y otros 24.000 por el gas.

“Pasamos de abonar una boleta de dos mil pesos bimestrales de luz a 10.000 ó 15.000 mensuales. Fue progresivo, pero muy brusco hasta llegar a los 35.000 de la última boleta”, aseguró y agregó que el precio de ese servicio es el que más los complica.

Además, indicó que con el gas no están demasiado mejor: “Nos manejamos con garrafa, pero, igual, padecemos los aumentos porque, la semana pasada, el tubo aumentó un diez por ciento”. “Con esto, tenemos un gasto aproximado de 24.000 pesos mensuales”, añadió.

Con respecto al agua, hizo hincapié en que  el club tiene “una deuda de 160.000 pesos con AySA”. “Gestionamos el pago en cuotas, pero tuvimos una negativa, en la que solamente nos rebajaron un 30 por ciento, lo que, para nosotros, es imposible”, lamentó.

Sin respuesta del Gobierno

Beromama, al igual que otros clubes, está adherido al programa Clubes Argentinos, dependiente de la Secretaría de Deportes nacional. “A través del programa, nos devolvían un 40 por ciento del consumo de cada boleta. Pero, hace dos años, no tenemos ninguna devolución. Desde noviembre de 2018, no hay actividad en esa oficina”, sostuvo Muñoz.

“Con el manejo de la luz, estamos muy complicados porque entrenamos de noche. Tuvimos que reconvertir alógeno a LED gracias a un programa municipal, lo que nos permitió ahorrar bastante”, explicó, aunque espera, al igual que otras instituciones, alguna respuesta a nivel nacional: “Tenemos que enfocarnos en pagar la luz, en lugar de invertir en otras actividades”.