martes 11 agosto, 2020
Ultimas noticias

Tras la activación del protocolo en la Unidad Carcelaria N° 43 de González Catán por un preso con COVID-19, realizaron una desinfección

El interno fue derivado al hospital Paroissien, explicaron fuentes judiciales. A partir de gestiones con el Municipio, se realizaron tareas desinfección en toda la unidad. De forma paralela, debieron ser aislados cinco agentes del Servicio Penitenciario Bonaerense tras dar positivo al test de COVID-19.

El pasado sábado, se conoció que un interno de la Unidad Carcelaria N° 43 de González Catán, ubicada en la calle Domingo Scarlatti al 5.100, había contraído coronavirus. En un primer momento, fue trasladado a una sala especial acondicionada para recibir ese tipo de casos. Posteriormente, fue derivado al hospital Paroissien, en Isidro Casanova. Además, confirmaron que cinco agentes del Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB) diagnosticados con COVID-19 fueron aislados.

En diálogo conEl1 Digital, el procurador Javier Acosta indicó que el pronóstico del paciente internado es reservado. En lo que respecta a la población carcelaria, informó que, hasta el momento, se trata del único caso. Además, remarcó que se tomaron las precauciones necesarias en el sitio en que el interno se encontraba alojado.

“Ese pabellón se encuentra aislado preventivamente, como lo indica el protocolo sanitario. Lo que hacemos para saber si hay contagios es tomarles la temperatura a los internos dos veces al día y, así, poder saber si presentan algún síntoma”, detalló. Además, destacó que en aquel pabellón el seguimiento es mucho más intensivo, puesto que allí se produjo el primer caso.

En relación a los agentes contagiados, planteó que se accionó “de la misma forma en que se procedería en cualquier trabajo”. “Cuando se detecta un caso, se lo aísla y se siguen los protocolos sanitarios correspondientes. Por el momento, tenemos cinco casos confirmados que, por supuesto. ya se encuentran aislados”, sumó.

“Aquí hay que hacer una salvedad: el personal contagiado no trabaja dentro de la unidad, porque nuestro personal trabaja adentro y fuera del penal. Los que prestan tareas adentro son los que están en contacto permanente con los internos. Los demás realizan tareas administrativas, entre otras cosas. Los positivos están en el segundo grupo”, aclaró.

Respecto a cuál es la situación de los presos con enfermedades de base en relación a la aparición del primer caso en la población carcelaria, Acosta señaló que ese tipo de decisiones corresponden a los jueces. “Lo hacen conforme al criterio que tienen, no creo que tenga que ver si es que hay un caso o no, porque cada caso se debe analizar en forma particular”, sostuvo.

“En su último fallo, la Corte dio instrucciones para que se realice el seguimiento de cada caso en particular, porque se deben tener en cuenta un montón de cuestiones, además de las enfermedades preexistentes, a la hora de resolver el tema de la libertad domiciliaria”, aclaró. En este sentido, explicó que fueron varias las presentaciones al respecto. “Algunos fueron otorgados y otros no, por eso digo que queda a criterio del juez en cada caso en particular”, continuó.

“A raíz del (primer) contagio, hoy (miércoles) se hizo una desinfección en toda la unidad. Por último, es necesario hacer una aclaración: en las redes sociales se dijo que el director, los jefes del penal y yo habíamos contraído COVID, y eso no es así. Lo queremos aclarar porque nosotros trabajamos con vidas humanas y, a veces, una mala información puede hacer que las cosas estallen y, justamente, eso es lo que queremos evitar”, concluyó.