miércoles 05 agosto, 2020
Ultimas noticias

Un predio de Gregorio de Laferrere está anegado hace cuatro años y se convirtió en un criadero de mosquitos

Vecinos del barrio Don Juan aseguran que cada vez hay más casos de dengue a causa del agua estancada en dicho espacio verde. A pesar de haber realizado los reclamos correspondientes, no obtuvieron respuestas, afirman.

Un predio ubicado entre las calles Beethoven y Tarija, en el barrio Don Juan, de Gregorio de Laferrere, quedó completamente    anegado con las lluvias de años anteriores. Así, según denuncian los vecinos, se convirtió en un foco infeccioso y un criadero de mosquitos. Frente a este panorama, las familias de la zona temen por un pico de contagios de dengue y piden que las autoridades actúen lo antes posible.

En comunicación con El1 Digital, Raúl Tévez, uno de los vecinos afectados, señaló: “Era una canchita a donde la gente iba a pasar las tardes, un lugar de esparcimiento del barrio, pero por las fuertes precipitaciones de los últimos años se llenó de agua y no hay forma de que drene”. Según el vecino, el verde está anegado hace cuatro años y cada día empeora más. “Es un foco de infección por el dengue y faltan hacer obras hídricas. Se debe hacer un zanjeo hacia el arroyo Dupuy y el río Matanza, pero no se realizó nada”, reclamó.

Frente a este escenario, los habitantes de la zona se dirigieron a la Delegación Municipal de la localidad y fueron recibidos, pero no les brindaron respuestas favorables. “Hablamos con los encargados y nos dijeron muchas promesas, pero no vienen… Estamos completamente olvidados”, lamentó Tévez.

A dos cuadras del predio anegado, se encuentra el arroyo Dupuy, que tiene un aliviador construido en una parte de su trazo. Pero, para los vecinos afectados, no es beneficioso. “La construcción que se realizó tiene sus pros y sus contras, ya que en un sector el agua retrocede, pero en esta zona del barrio se inunda más rápido”, comentó.

“Acá vivimos con los repelentes, tratamos de que esté lo más limpio posible. A cierta hora, ya no podemos salir porque es impresionante la cantidad de mosquitos… Tenemos más miedo al dengue que al coronavirus”, comentó Tévez, y agregó que muy pocas veces se acercaron desde el Municipio a fumigar.