domingo 20 septiembre, 2020
Ultimas noticias

Un vecino de La Matanza dedicó más de un año en construir un auto para cumplir su sueño de correr

Se trata de Sergio Capeans, vecino de La tablada, que junto con su hermano Tato compraron un Ford Fiesta y lo prepararon durante 18 meses para poder competir en la Categoría 2 de Turismo Internacional.

A 15 días de finalizarlo, Sergio dialogó con Viví el Oeste y explicó que la idea “surgió a partir de la necesidad de correr, me gusta la velocidad, los autos, se cumplió el desafío de hacerlo en una pista de manera profesional o semi profesional, es una categoría amateur pero las condiciones son las mismas que en una categoría profesional”.

Respecto al auto, el mecánico detalló que está homologado para la competición con todos los elementos de seguridad. “Nuestro auto ya corría hace varios años asique lo que hicimos fue sacar la estructura de seguridad, la jaula y adaptarla con un concepto un poco mas moderno, adecuada al reglamento vigente. No corría desde 2015”.

Menor peso y mayor potencia. Esa es la fórmula para diseñar un auto de carrera: “Se trabaja en la estructura y en la reducción de peso, tanto en la carrocería como en las partes, en reemplazar piezas por similares mas livianas como el capot, la tapa del baúl, ventanillas, son todas de plástica y después se le sacan kilos”.

“El piso del baúl se le saca, se le pone una chapa de aluminio, los interiores de la puerta, todo lo que no tenga una función en el auto es peso y eso trata de eliminarse, lo mismo con el motor, se trabaja en la potencia del motor, se agregan elementos para que incremente caballos de fuerza y esos caballos se transmiten a la rueda a la hora de correr” continuó.

Sergio es seguidor del automovilismo desde que tiene memoria, sin embargo siempre lo hizo en torno a sus amigos, acompañando a alguien que ya corría e incluso trabajando con su hermano Tato que ya había preparado motores en otras oportunidades.

Son vehículos de Turismo Internacional Clase 2, vehículos nacionales de comercialización regular. En su caso cuentan con un Ford fiesta, pero también se admite Chevrolet corsa, Renault Clio y “seguramente se sumará algún Fiat este año. Tenés que cumplir con determinado modelo con su motor, no puede tener otro que el que no trae ese modelo. Hay que restringirse con el reglamento en cuanto a preparación”.

La norma es respetar el reglamento que impone la categoría en cuanto a peso, potencia y determinados elementos. “Lo mismo con los elementos de seguridad, tenes que tener como los cinturones homologados, y la indumentaria que uses: cascos, buzo antiflama, zapato todo antiflama y homologado. La categoría es muy serie, todas lo son en eso, en la seguridad”.

El proyecto ya lleva un año y medio y se estima que en 15 días llegará a su fin. Sergio y Tato aguardan a la vuelta del automovilismo para que el mecánico cumpla el sueño de correr a bordo del vehículo que el mismo ensambló.

Mientras tanto, Capeans se toma un minuto para agradecer a quienes acompañaron el proceso: “A mi hermano que es la persona que armó el auto junto conmigo, más el que yo y a la categoría Turismo Internacional y sus directivos que em dieron la posibildiad de debutar con ellos”.

Fuente: VivielOeste